PREGUNTAS FRECUENTES

preguntasfrecuentes

He hecho una recopilación de las preguntas que más me hacen y más preocupan a la gente cuando entablamos una conversación. No importa si ya nos conocemos o si es el primer encuentro. Hay una serie de preguntas que siempre, siempre se repiten. Aquí paso a enumerar el top #10.

Cabe recalcar que todas tienen un pesimismo como nexo de unión. En muy pocas situaciones me he encontrado con alguien que me preguntase sobre cosas positivas o los beneficios de viajar ilimitadamente.

¡Ojo! Todos manifiestan una envidia sana y lo increíble de los viajes pero al final las preguntas son siempre resaltando las cosas “negativas” de este estilo de vida. Como que en vez de ver las flores en el camino, lo primero que se ven son las piedras. Si, en eso tienen razón, este camino no está asfaltado, tiene arena, muchas piedras e incluso ríos que habrá que cruzar pero también está rodeado de una vegetación exuberante, paisajes indescriptibles y flores, muchas flores, de todos los tamaños, formas y colores, convertidas en personas que harán del camino un lugar increíble el cual transitar. Y eso es con lo que yo me quedo y lo que me empuja a seguir viajando. Ver todas las flores que florecen en este inmenso planeta. 🙂

faq1

En el top #1 de las preguntas está esta:

1. ¿De que vives?,

para hacer esto, tienes que ser millonario, viajar es muy caro. 

Lo primero que hay que entender para entender esta respuesta es que no es lo mismo viajar que ir de vacaciones. Viajar es todo lo caro que quieras o puede resultar más barato que vivir en un lugar asentado. Depende de ti y tus prioridades. En mi caso, ha sido un trabajo de varios años llegar al punto en el que estoy ahora en el que gasto una media de entre 5 y 8€ al día. Depende del tipo de viaje que emprenda. Cuando empecé a hacer viajes de largo recorrido mi presupuesto era bastante más grande comparado con el de ahora. Había cosas que todavía no conocía y herramientas que no había desarrollado.

Resumamos en que hay tres cosas indispensables a la hora de viajar y de las que no puedes prescindir (el resto, más o menos cada uno se las organiza a su manera) y estas son:

TRANSPORTE – ALOJAMIENTO – COMIDAS

Hay que tener en cuenta que un viaje en bicicleta es barato, somos como un caracol, llevamos todo con nosotros: tienda de campaña para acampar donde nos dejen, cocinilla a gas para hacer nuestras propias comidas, y el transporte somos nosotros mismos con nuestras bicicletas 😉 Por lo que nos queda un gasto mínimo para comidas, atracciones turísticas y caprichos eventuales.

En mi caso, invertí en un medio-buen equipo para disfrutar mucho de la acampada libre y así ya tener. Aprendí a tener una relación con el dinero mucho más sana, donde yo pueda controlarlo y no que el me controle a mi. Y también aprendí que el mundo del intercambio/trueque es una forma muy sana de conseguir las cosas que necesitas.

Bajé mis pertenencias al mínimo por lo que llevo lo imprescindible para vivir (y claramente algo más) pero estoy intentando controlar mi otro yo, el que dice “por si acaso” y mete en ese caso millones de cosas.

Con estos años de viaje me he vuelto mucho más resolutiva. No necesito un artilugio para cada cosas que uso. Hay cosas que sirven para muchas utilidades. Busca hacerte con cosas practicas y multifuncionales.

Entonces llegando a la pregunta ¿De que vives? Te diré que de múltiples cosas.

De trabajos puntuales que me dan la oportunidad de ahorrar. Aprovecho todas las oportunidades que se me aparecen. En ocasiones he llegado a tener tres trabajos al mismo tiempo sabiendo que lo recaudado me haría viajar durante un tiempo. Aquí tengo que puntualizar que mi punto a favor es que trabajar en España/Europa durante unos meses beneficia a tu bolsillo a la hora de cambiar tus euros ahorrados por alguna moneda local Latinoamericana.

Pero también ahorré en pesos argentinos y me fui de viaje, Para que veas que ahorrar en moneda fuerte tampoco es la única solución para poder irte de viaje.

En estos cuatro meses que viajamos por Brasil, Uruguay y Argentina me dediqué a la artesania y venta de comida. Haciendo macrame y empanadas caseras y vendiendo tanto en la feria local como en la playa de la isla de florianopolis durante la temporada de verano. Ahorré lo sufiente para poder despues viajar durante 2meses y medio en bici y aún sobró dinero! 🙂

Ahora sigo llevando artesanías, añadimos postales e imanes a nuestro maletin comercial y estamos dispuestos al intercambio de saberes/conocimientos/trabajo por comida o alojamiento depende del caso.

Lo importante en esta pregunta sería ser resolutiva y saber explotar tus recursos a favor del beneficio que necesites. Sin olvidarte de la gente. Solo con el contacto local, con la gente que te cruces en el camino, tu viaje será un éxito y verás que necesitas menos de lo que creias necesitar.

faq2

 

2. ¿No tienes miedo?

Si, claro que tengo miedo. Pero es tan fuerte mi deseo de conocer, de aprender, de moverme que combato eso que a veces me hace temblar, sudar e incluso detenerme.

Miedo a lo desconocido no tengo, me gusta, me da adrenalina.

Miedo a la gente no tengo, tengo un libro entero de anécdotas relacionadas a lo maravillosa que es la gente en el mundo entero.

Miedo a que pase algo, depende del momento, pero siempre tomo muchas precauciones para que estos momentos no ocurran y no me hagan hacerme pis en mitad de una situación tensa.

Tengo miedo a que esto no funcione y me tenga que volver a “casa” con las orejas gachas y tengo que buscar un trabajo “formal” de lunes a viernes.

Tengo miedo a volar, a subirme a un avión. Entendí que si quiero disfrutar de la vida que quiero vivir tengo que enfrentarme a esto. Hablo conmigo misma para autoconvencerme de que no tengo porque tener miedo y que volar me llevará a lugares increíbles en algunos casos o me devolverá al hogar maternal en otros. Y me dopo, como los atletas de alto rendimiento, porque en algunas situaciones no lo controlo y lo paso mal. Y ya he conseguido levantarme durante algún vuelo y cruzarme el mundo en dos vuelos de 16h cada uno y seguidos. Así que no hay nadie mejor que tu para resolver tus propios miedos.

faq3

3. ¿No te cansas?

¡Claro que me canso! Pero si me canso paro. No tiene ninguna ciencia.

Hay personas que creen que viajar en bici es para personas con poderes sobrenaturales. Bastante lejos de la realidad, jajaja

En el 2013 tuve la oportunidad de cruzarme con dos colombianos que viajaban por Sudamérica, me inspiraron mucho a tomar la decisión de también salir con mi bici a recorrer. Mauricio, uno de ellos me contaba que la pregunta que más le hacían en todos los países que recorrieron era esta: ¿y no se cansan? Pregunta que les hacia mucha gracia. Ellos contestaban. Claro, a veces nos cansamos.

En nuestros 4 meses de viaje también tuvimos encuentros en los que nos hicieron esta pregunta. También nos hizo mucha gracia, llegando a explicar que si nos cansábamos parábamos, incluso días. La gente cambiaba su cara con esta respuesta.

 

faq5

4. ¿Donde duermes?

Junto con la pregunta de ¿tienes miedo? Suele ir acompañada esta.

A veces resumo la respuesta en “donde nos dejan” y me quedo tan ancha.

En otras situaciones cuento que siempre preguntamos a la gente local por un lugar seguro para acampar. No solemos quedarnos en mitad de la nada sin conocer el lugar. Lo ideal, y nuestro propósito es acampar en terreno privado, para no arriesgar sin necesidad.

Es así que con un poco de practica vas aprendiendo que en las iglesias, cuarteles de bomberos, comisarias de policía, municipalidades pequeñas muchas veces eres bienvenido.

En el supermercado, panadería, frutería del pueblo son buenos lugares para preguntar también. Muchas, mejor voy a decir MUCHAS de las veces que preguntamos a locales terminamos o acampando en el propio terreno del que preguntamos o incluso dentro de su casa. Nuestro récord está en 4 personas preguntadas. Si teníamos 3 respuestas negativas, la 4º en el peor de los casos, nos daría el lugar donde pasar la noche.

Esto que cuento funciona en pueblos/aldeas pequeñas, donde la gente se conoce, donde no tienen miedo a hablar con desconocidos y están dispuestos a abrir su casa a dos cicloviajeros.

En las ciudades el tema es diferente. Nosotros lo vivimos de otra manera. Las ciudades son lugares hostiles y caóticos, donde nadie confía en nadie y donde se siente una ambiente tenso. Antes de entrar en alguna ciudad solemos organizarnos muy bien para tener un lugar donde llegar. 1º contactamos por medio de warmshowers con otros cicloviajeros. Hasta ahora siempre encontramos a alguien que nos aloje en su casa durante los días que estaremos en la ciudad.

Si no, buscamos un camping/albergue o posada para pasar la noche.

En nuestros primeros dos meses y medio en la ruta solo pagamos 2 noche de alojamiento muuuy barato en un bungalow en un camping. 74 días de viaje, donde pagamos para dormir 2.

Haz tu mismo las cuentas 😉

faq4

 

5. ¿De donde vienes? ¿A donde vas?

2 en 1. Estas dos preguntas suelen ir juntas, asi que vamos a tratarlas como una.

En mi caso no es ni fácil ni rápida esta pregunta. Cuando viajando por sudamerica me preguntan de donde vengo y después saben que soy de España. Colapsan, no sé. Entonces tengo que entrar en una explicación más sutil en la que abrevio diciendo que salí de buenos aires y que voy hacia…(siempre suelo decir un sitio cercano o una meta que vayamos a realizar en concreto) en este caso ahora es Ushuaia. Pero el viaje no termina ahí. Solo que me resulta taaaaan complicado explicarle a la gente el estilo de vida que llevo que a veces decir un destino concreto, palpable, que la gente pueda poner en el mapa te facilita la vida, creedme.

 

6. ¿Y cuanto tiempo vais a tardar? ¿Y cuando termines el viaje?

Estas dos también suelen ir juntas. A la gente le suele costar entender un viaje si no esta enmarcado en un recorrido y en un periodo de tiempo. Cuantas menos semanas más realizable y cuerdo. Cuanto más tiempo más inexplicable y loco. Yo hace rato que porto el adjetivo loca conmigo.

faq6

7. ¿Cuando te casarás y tendrás hijos?

Llega una edad, esa en la que por la calle ya te llaman señora, en la que no hay forma de escapar de esta pregunta.

Y mi respuesta es que hace años que no tengo fechas ni tiempos en mi vida y que con esto será lo mismo. Me casaré cuando creo que quiero hacerlo y tendré hijos cuando crea que quiera tenerlos.

Cuando manifiesto que además tener hijos y casarme no me impedirán seguir con este estilo de vida nómada. Colapsan. Una vez más.

8. ¿Y si pasa algo malo?

Esta pregunta suele hacermela bastante a menudo. Y nunca sé que responder. Y todo porque realmente no sé que pasará cuando pase algo malo. También depende de lo que hablemos por algo malo. Aunque tampoco pienso en eso. Soy positiva y con los años lo que intento es desarrollar mi lado resolutivo frente a situaciones no planificadas. Pero es difícil prepararte para lo que la vida te tiene preparada. Y eso no importa si estas de viaje, o en casa con ritmo de trabajo. Como buena gallega muchas veces respondo con la misma pregunta ¿Y si te pasa algo malo a ti? Para que se den cuenta que no importa estar de viaje o no, nadie escapa de la pregunta.

 

faq7

9. ¿Que piensa tu familia?

La gente, aquí en especial quienes son madres, se preocupan por mi madre, por lo que piensa mi familia. Porque…”Yo me muero si mi hijo se va así por el mundo adelante”

No señora, no se va a morir, tendrá un poco de pena por no poder ver a su hijo todos los días, pero será feliz de verlo feliz, y aprenderá mucho de sus viajes. Y valorará más que nunca el tiempo que pasa con el. Y se sentirá orgullosa de la persona que llegó a ser, esa que pelea contra viento y marea por conseguir vivir su sueño. Y empecerá a viajar y a disfrutar de los viajes y verá lo bonito que es levantarse cada día en un lugar diferente. 

10. ¿Que llevas en las alforjas?

En una ocasión viajando a dedo por la patagonia argentina y chilena con mi amiga Ana, nos levantaron dos maestras en medio de la nada. En seguida manifestaron lo emocionadas que estaban de levantar a dos mochileras, que siempre nos veían por ahí (a los mochileros) y les causaba mucha curiosidad su vestimenta, las botas, la mochila etc… Preguntaron: ¿Y que llevan en esas mochilas que cargan? Mucha ropa sucia, le respondió mi amiga, y se quedó tan ancha.

Es difícil creer que mi vida cabe en 5 bolsas que engancho a la bici. Si, a mi también me costó creerlo. Pero se puede. ¡Y sobra espacio! Claro que el “por si acaso” no entra.

*En el apartado de equipo hablo sobre el equipo con el que viajamos.

 

faq8