micvviajero

Esta podría ser mi historia viajera…

Nacida en octubre de 1981 llevo relacionándome con otras culturas desde mi edad adolescente. En casa acogíamos durante los veranos a estudiantes extranjeras que venían a España a aprender español durante unos meses y vivían con familias locales donde tenían contacto con la cultura y la gente local desde un hogar. Nosotros fuimos una de esas familias en múltiples ocasiones, así fue que todos los veranos durante la edad del instituto teníamos una estudiante estadounidense en casa.

Cuando estaba en primero de carrera fui yo quien propuso en casa la idea de hacer un intercambio estudiantil, busque la organización, cubrí papeles e hice todo el protocolo que pedían. El plan: nosotros acogeríamos a una estudiante durante un curso escolar y después tendría la oportunidad de irme a otro lugar con las mismas condiciones. La mala noticia fue que tenías que ser menor de 18 años. Yo los acababa de cumplir. Fue mi hermana, 3 años menor, la que finalmente participó del programa. Entre el 2001 y 2002 vivió con nosotras una chica de Nueva Zelanda que después se convertiría en una hermana más. Pero yo tendría que esperar 14 años hasta visitar esas dos islas del océano Pacifico.

Mis años de universitaria los compaginé con un trabajo en un bar los fines de semana lo que hizo que dispusiese de ahorros suficientes para viajar cuando había unos días libres. Así llegaron los primeros viajes independientes por las capitales Europeas: Amsterdam, Londres, Roma, Lisboa, Barcelona, un recorrido de 10 días por Túnez…

Fue en el 2005, ya con título en mano, que me entrego enteramente a la causa del viaje y empiezo a planificar mis estancias en el extranjero. Ese otoño europeo, después de un viaje a Ibiza con amigos, viajaría a Argentina por primera vez con mochila en un recorrido de un mes. Eso ocurría entre octubre y noviembre 2005.

El 4 de diciembre de ese mismo año estaba subiéndome a un avión a pasar las navidades más locas de mi vida en EEUU. Vivir mi primera experiencia totalmente sola en un país de habla inglesa y con todas esas ciudades más parecidas a una película que a la vida real fue una experiencia surrealista. Trabajé en Manhattan de camarera en un restaurante español y cuando me mudé a Los Ángeles encontré trabajo en un bar de sándwichs, durmiendo en el sofá de mi amigo norteamericano en pleno campus de la UCLA. No perdí la oportunidad de conocer los principales escenarios: San Francisco, Las Vegas, El Gran Cañón, Los Ángeles, Nueva York, Washington, Filadelfia, Bostón. Mientras estaba en EEUU me enteraría de la aceptación de la beca EVS y me confirmaban el proyecto en el que trabajaría desde marzo a noviembre del 2006 en Dinamarca. Durante las vacaciones de este proyecto me iría a recorrer el pequeño país escandinavo, a Suecia, Berlín, Norte de Italia e Inglaterra donde vivían un amigo, mi prima y unas amigas respectivamente.

nyc

En noviembre cuando termina mi estancia en Dinamarca me voy unas semanas a Polonia a pasear por Varsovia y Cracovia bien acompañada.

A la vuelta de este viaje y con una pequeña estancia en el hogar maternal parto a Manchester, Inglaterra con la idea de trabajar durante unos meses y ahorrar lo suficiente para volver a salir de viaje. Las posibilidades profesionales, los amigos al principio y una historia de amor hizo que me quedase más de lo planeado, 2 años en total, hasta agosto del 2008. Durante ese tiempo aprovecho para moverme por los países que forman la Gran Bretaña y también París, Croacia, Andorra y Roma.

croacia

En el 2008 me presento a unas becas de prácticas en Italia. Me conceden una plaza y en octubre estoy llegando a Reggio Calabria, mi nueva casa hasta agosto del 2009.

Como para no perder tiempo, es durante la estancia en Italia que la organización que llevó mis papeles en Dinamarca me ofrece una plaza para un nuevo proyecto en Sudamérica. Me surge la oportunidad de cruzar el charco e irme a Córdoba en Argentina durante 9meses. Allá voy en septiembre con una buena amiga como compañera a trabajar en una fundación. Durante estos meses viajamos por Chile, Argentina y Uruguay. Y volvimos a casa en junio del 2010. Fue tan intenso, enriquecedor y especial el tiempo que pasé allí y yo me sentí tan bien que volví 6 meses al hogar maternal, encontré 3 trabajos, ahorré y volví a Córdoba a seguir viviendo un enamoramiento completo. Esa ciudad me había encandilado. De enero de 2011 a diciembre 2014 fijé mi residencia allí, trabajando con extranjeros europeos en una organización, ampliando mis conocimientos y amistades, aprendiendo a vivir en territorio distinto. Durante estos años exploro el país que me acoge de norte a sur y de este a oeste y también el país vecino Uruguay. Varias visitas al hogar maternal y un viaje de 3 meses a Nueva Zelanda con parada en Omán y los Emiratos Árabes en el 2014 hacen bastante completo el tiempo por el hemisferio sur.

nz

En Diciembre del 2014 dejo mi estabilidad en territorio argentino y me voy a vivir la vida encima de una bicicleta descubriendo Sudamérica…

lavueltaenbici

* por el momento más de 2000kms a través de Brasil, Uruguay y Argentina y seguimos sumando…